Recuerdos Arbitrales...

 Por: Profr. Enrique Mendoza Guillén  

Una Final bien arbitrada

Recuerdo que al término del campeonato de liga del futbol mexicano temporada 1990-1991, donde por cierto se coronó Campeón el equipo de PUMAS de la UNAM, también concluían casi todas las actividades de la Comisión de Árbitros respecto a las designaciones arbitrales.

Se acercaba un merecido descanso, que no lo era de forma total, porque se iniciaban los trabajos administrativos y de logística previos a la Convención Nacional de Árbitros, en la cual participaban todos los miembros de las Delegaciones Arbitrales donde había futbol profesional de 3ª., 2ª., 1ª. “A”, y 1ª. División.

En éstas reuniones nacionales se evaluaba el trabajo realizado y los aspectos que se habían dejado de hacer por parte de los instructores y árbitros, además de ser el lugar perfecto para dictar las normas técnicas y administrativas que se aplicarían en el siguiente torneo. Y por supuesto, aunado a la gran convivencia arbitral, se premiaba a los árbitros más destacados de cada división por su labor durante la temporada concluida.

En ese tiempo, el presidente de la Comisión de Árbitros de México era el coronel Mario Rubio Vázquez, quien por motivos de trabajo y necesidades de la propia Comisión, se encontraba ausente, ya que había viajado a Portugal.

Entonces, la responsabilidad de designar a los árbitros para dirigir la Final de la 1ª. División, recayó en dos miembros de dicha comisión, el Lic. Alfredo Favela y el Sr. Marco Antonio Dorantes.

Según tengo entendido, Mario Rubio les había dejado instrucciones para encaminar a Bonifacio Nuñez para que dirigiera la Final. 

Sin embargo, el Lic. Alfredo Favela tuvo el buen tino, derivado de su experiencia, de manejar de tal forma las designaciones, que la Final fuera dirigida justamente por los mejores árbitros que había en ese tiempo, me refiero al Lic. Arturo Brizio Carter para ser el árbitro central y al Lic. José Antonio Garza y Ochoa y Alfredo Gasso Pérez para colaborar como sus jueces de línea.

Del trabajo arbitral de Arturo Brizio, comentaré que en ese importante partido realizó una muy buena actuación, demostrando el porqué fue considerado como el mejor árbitro mexicano de ese momento, ya que su trabajo fue sobresaliente, señalando las faltas muy cerca de las acciones para no dejar dudas; frenando de tajo el impulso de los jugadores; mostrándose sereno y maduro; no se dejó enganchar en discusiones inútiles con los jugadores; se hizo respetar; impuso su personalidad y aplicó las Reglas de Juego en forma acertada, sin aspavientos, en resumen, condujo el juego con categoría.

A unos minutos de concluir el encuentro, cuando todo el mundo estaba nervioso y tensionado porque el gol que cambiaría el destino del campeonato no llegaba, él tuvo la serenidad y control para sancionar una falta de tiro libre directo en los linderos del área penal que le cometieron a Ricardo "Tuca" Ferretti (PUMAS), quien de potente disparo venció el lance del portero Adrián Chávez (América), para anotar un golazo que le permitió al equipo universitario dar la vuelta olímpica en su estadio, proclamándose como Campeón de ese Torneo.

Debo mencionar también, la gran coordinación y comunicación visual que mantuvo con sus jueces de línea durante todo el encuentro, quienes le colaboraron destacadamente en la correcta aplicación de las Reglas de Juego, en fin que fue... Una Final bien arbitrada..
.

Continuarán los recuerdos arbitrales...

Reciban un cordial saludo de su amigo

Enrique Mendoza Guillén