Recuerdos Arbitrales...

 Por: Profr. Enrique Mendoza Guillén  

Recordando al Ing. Alfonso González Archundia

Corresponde en esta ocasión hacer un recuerdo arbitral a un gran árbitro, también egresado del primer curso para árbitros profesionales que dirigió el profesor Diego de Leo en México y que fue integrante del selecto grupo de profesionales que en tres décadas brillaran en el arbitraje Nacional e Internacional, me refiero al Ing. Alfonso González Archundia.

Desde su inicio como árbitro, González Archundia mostró su gran calidad como persona, sencillo, seguro, con atributos y conocimientos que lo llevaron por mucho tiempo a ser considerado como el mejor árbitro de México.

Como árbitro, Alfonso fue un puntal conjuntamente con algunos colegas de su generación como Raúl Osorio (Padre), Marcel Pérez Guevara y Javier Galindo Segura, con quien hizo una gran mancuerna y amistad que prevalece hasta nuestros días. Ellos vinieron a reforzar el panel de árbitros que en aquella época (1960), eran considerados como los mejores, pero que ya estaban a punto de concluir su exitosa carrera por la edad, entre quienes se encontraban Fernando y Felipe Buergo, Rafael Valenzuela, Ramiro García y Ricardo Basurto.

Recuerdo que en el año de 1967, en el torneo Hexagonal que se realizaba en el futbol mexicano, donde participaban Selecciones Nacionales y Clubes también, y que eran juegos con un grado de dificultad elevado, etiquetados como “amistosos”, pero de amistosos no tenían nada porque los equipos salían a buscar el triunfo a como diera lugar, él fue distinguido por su labor y recibió un trofeo como el mejor árbitro de ese certamen. 

No se me olvida que en una entrevista que le hicieron comentó que “nunca se deben de buscar premios, sino tratar de mejorar en cada partido” (declaración que lo pintaba de cuerpo entero), así como cuando le preguntaron que si ¿hizo los méritos suficientes para hacerse acreedor al premio?, González Archundia respondió “no soy la persona indicada para decir si hice bien o no las cosas, son otras las personas que califican a los árbitros”, sin falsa modestia que lo caracterizaba.

En la década de los 60’s a los 70’s, fue el árbitro que más partidos dirigió, logrando obtener su gafete de FIFA en el año de 1967, en un acto donde la Federación Mexicana de Futbol le entregó su merecido gafete que lo acreditaba como árbitro internacional.

Participó en algunos partidos eliminatorios rumbo a la Copa del Mundo de México70, entre los que recordamos el Haití vs. Trinidad & Tobago y el Costa Rica vs. Jamaica.

En el torneo mexicano de la Temporada 1970-71 , en una brillante ceremonia efectuada en el salón de fiestas del Centro Asturiano, el Sr. Kenneth George "Ken" Aston, entonces Presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA, le hizo entrega del "Silbato de Oro" como el Mejor Árbitro de dicha temporada (me parece que aquí se instituyó por primera vez ese premio que otorgaba la Comisión de Árbitros), aprovechando que el Sr. Aston estaba en nuestro país impartiendo cursos a los árbitros invitados por el Sr. Javier Arriaga (q.e.p.d.) al Seminario de Arbitraje a nivel Internacional. 

Tras recibir este galardón, fue entrevistado y emocionado declaró que “es un aliciente que todo árbitro quiere tener, pero sigo pensando que puedo progresar más”, ante las felicitaciones de todos los árbitros asistentes a quienes agradeció sus consejos sobre todo de Arturo Yamasaky y Javier Galindo.

Fue invitado a arbitrar juegos de la Mini Copa en Brasil, donde demostró su calidad arbitral y fue reconocido en ese país de Campeones del Mundo.

Por cierto en esa temporada (70-71), Yo fui reconocido por la Comisión de Árbitros como la “Revelación del Año” en la primera división profesional, y al ser mi primer temporada en la que por supuesto tomé nota de todas las enseñanzas vividas para aprender de los que en ese tiempo eran los mejores, pensando en emularlos.

De sus logros más importantes y donde puso el nombre del arbitraje mexicano muy en alto fue cuando lo nombraron para participar en la Copa del Mundo de Alemania en 1974, donde dirigió el juego Yugoeslavia vs. Escocia, el 22 de junio y está por demás decir que su actuación fue muy buena, valiéndole tener el honor de participar nada menos que en el juego de la Final entre Alemania vs. Holanda como Juez de Línea (ahora árbitro asistente), encuentro dirigido por el inglés John Taylor quien era considerado en ese tiempo como el mejor del mundo.

Por su capacidad y experiencia reconocida a nivel internacional, además de su preparación física y mental, fue designado por segunda vez a participar en un mundial, y así dirigió el partido Holanda vs. Irán en la Copa del Mundo de Argentina en 1978.

Finalmente al retiro del Sr. Javier Arriaga, él lo sustituye como Presidente de la Comisión de Árbitros e Instructor de la misma, donde desafortunadamente fue atacado muy injustamente sin reconocer sus méritos personales y deportivos, renunciando a ella en el año de 1978, terminando así su ciclo como lo que fue, un gran árbitro y directivo. A pesar de lo sucedido, en lo personal y quizá de muchos árbitros, su imagen de persona de gran calidad y honradez nunca se deterioró
.

Continuarán los recuerdos arbitrales...

Reciban un cordial saludo de su amigo

Enrique Mendoza Guillén