Recuerdos Arbitrales...

 Por: Profr. Enrique Mendoza Guillén  

Ocurrió en 1986

Entre los recuerdos arbitrales que más ha dejado huella en mi vida personal y actividad arbitral, fue el ocurrido aquél 21 de Enero 1986, día esperado por todos los árbitros internacionales de cada País, porque en la ciudad de Zurich, Suiza, sede de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), se informaría por parte de la Comisión de Árbitros el nombre de los 36 árbitros designados que se encargarían de dirigir los 52 partidos de la Copa del Mundo de México 86.

Por supuesto que el interés se centraba en los árbitros que representábamos al futbol mexicano y naturalmente en los medios de comunicación se comentaban las posibilidades de cada uno de los siete que en ese tiempo formábamos el distinguido panel internacional:
1.- Antonio R. Márquez
2.- Arturo Brizio Carter
3.- Edgardo Codesal Méndez
4.- Joaquín Urrea
5.- Jorge Alberto Leanza
6.- Marco Antonio Dorantes
7.- Enrique Mendoza Guillén

Debo admitir que tenía legitima esperanza de participar en este gran evento mundialista, porque para ser elegido se debería de poseer un amplio expediente (currículum arbitral), contar con calificaciones meritorias ya que el procedimiento sería basado no en recomendaciones, como se había hecho en el pasado, sino en un perfil específico de alto nivel: excelente condición física, personalidad, carácter, actitud y reacciones de experiencia frente a problemas. 

Los representantes arbitrales de cada Confederación, más los Presidentes de las Comisiones de Árbitros que en ese tiempo fungían como encargados de tomar dichas decisiones eran Harry Cavan (Inglaterra) y Abilio de Almeida (Brasil).

En el análisis de cada uno de los árbitros mexicanos se comentaba que, los dos descartados de inicio eran Jorge Alberto Leanza y Edgardo Codesal por ser nacionalizados, el primero nacido en Argentina y el segundo en Uruguay, además de que Codesal tenía parentesco con el Sr. Javier Arriaga. 

A Joaquín Urrea se le imputaba una mala condición física, por cierto falsamente, porque me constaba como se transformaba en los juegos, demostrando buena condición, además de que en las pruebas físicas siempre las pasaba adecuadamente. 

De Marco Antonio Dorantes se decía que estaba pasado de peso, que su aspecto rollizo no le ayudaba, además de su avanzada su edad, factores que no le favorecían.

En cuanto Arturo Bricio Carter, se afirmaba que le faltaba experiencia como para participar en este tipo de eventos, sin embargo ya había demostrado madera para ser considerado más adelante como un candidato ideal, inclusive su corta edad aconsejaba
que así se procediera con él. Más tarde, el tiempo dio la razón a esta opinión y se constituyó como uno de los mejores árbitros mexicanos.

Quedábamos entonces como candidatos naturales, Antonio R. Márquez y éste su seguro servidor.

Uno de los elementos a mi favor, era que por su edad, Toño no podría ser elegido, sin embargo su experiencia y personalidad le daban puntos a favor, además de tener un carácter adecuado y buen promedio de calificaciones.

En cuanto a quien les escribe, tenía la gran ilusión de ser elegido porque consideraba que cumplía con todos los aspectos requeridos aunado a que recientemente había dejado una buena imagen por la calificación obtenida en el recién arbitrado Torneo de Toulon, en Francia, en donde tuve el honor de dirigir la Final del Torneo entre las Selecciones Nacionales de Francia vs. Inglaterra.
Por cierto el visor de FIFA, Sr. Fernando Alvarez (Filipinas), me había comentado que mandó una muy buena calificación y escribió un comentario a la Comisión de Árbitros de México de que era un árbitro elegible para dirigir en el Mundial que se celebraría en nuestro país.

Posiblemente mis argumentos técnicos o personales no fueron suficientes o no fueron debidamente juzgados para alcanzar el nombramiento deseado y finalmente fue Antonio R. Márquez designado a la Copa del Mundo. Aquí, he de reconocer que la actuación de Toño fue acertada porque realizó un magnífico papel, dejando al arbitraje mexicano en un alto nivel, tal y como anteriormente lo habían hecho nuestros árbitros: Abel Aguilar, Alfonso González Archundia y Mario Rubio Vázquez. 

Cabe destacar que las designaciones para esa Copa Mundial como jueces de línea (hoy árbitros asistentes) recayeron en Edgardo Codesal y Joaquín Urrea Reyes, siendo convocados como reservas a 4os. árbitros: Arturo Brizio, Marco Antonio Dorantes, Jorge Alberto Leanza y Yo.

Continuarán los recuerdos arbitrales...

Reciban un cordial saludo de su amigo

Enrique Mendoza Guillén